En este artículo vamos a mostrar como poder ahorrar en tus facturas de luz para sacarle el máximo partido a la economía doméstica de tu hogar y así poder llegar más cómodamente a fin de mes.

Lo primero que tenemos que saber es la potencia que tenemos contratada, si es la necesaria, o por lo tanto si no necesitamos tanta, hacer un análisis y así comprobar si tenemos que reducir dicha potencia. 

Otro detalle a tener en cuenta son los dos tipos de mercado con que contamos en la actualidad: mercado libre o mercado regulado.

-Mercado libre: El precio lo fija la empresa, que lo publicita y lo pone en el contrato, tal y como ocurre con otros servicios como las tarifas telefónicas.

Igual que sabes cuánto vas a pagar por cada minuto de llamada, tienes la tranquilidad de saber cuánto te va a costar cada kWh que consumas.

En el mercado libre el precio del kWh es el que pone en tu contrato.

-Mercado regulado: Esta es la tarifa PVPC, con un precio que cambia hora a hora y día a día según la oferta-demanda entre quienes producen energía (la compañía generadora) y quienes la venden al consumidor (la comercializadora).

Si tienes contador inteligente esta compleja curva de precios se aplica a tu factura: pagarás más si consumes en las horas caras y pagarás menos si concentras tu gasto en las horas baratas.

La tarifa PVPC pueden solicitarla todos los consumidores con una potencia contratada que no supere los 10 kW, pero únicamente pueden ofrecer las Comercializadoras de Referencia.