Vamos a darte unos consejos muy básicos para que puedas ahorrar en tu factura de internet de manera muy sencilla, solo tienes que plantearte; ¿cuánto necesito?

Una de las cosas por las que se benefician las compañías es el cobrarte más dinero en tu tarifa por algo que no necesitas, es decir los precios de internet aumentan por la velocidad que contratas (vamos a hablar solo de fibra óptica, [FTTH] ya que prácticamente llega a cualquier lugar). 

Al plantearnos en primer lugar, ¿para qué quiero internet? Está claro que a día de hoy el 95% de la población tiene internet en su domicilio, pero ¿para qué lo uso? Netflix, correo, videoconsolas. Lo creas o no para este uso cotidiano normal y corriente con internet por cable (es decir directo del router al aparato) para la consola con una velocidad de 100Mb vamos más que sobrados. Aquí es donde entran las compañías haciéndote ofertas con velocidades de fibra ya sea 300Mb o 600Mb que realmente no necesitamos.

Este artículo está enfocado para el uso de una o dos personas, ni que decir tiene que si hablamos de un hogar de cuatro o seis personas, igual tenemos que plantearnos las tarifas que nos ofrecen por más Megas de velocidad.