El frío se empieza a notar y hay que buscar soluciones ingeniosas a la bajada de las temperaturas. La factura de la luz o el gasoil puede ser astronómica si no tenemos en cuenta algunos elementos básicos que deben ser parte de nuestro día a día. Hay casas que ponen la calefacción a todas horas, buscan que el calor no se escape cuando en realidad se podría evitar. En estos tiempos que corren hay que ser ingeniosos y buscar de una forma de ahorrar en algo tan importante como la calefacción, el teletrabajo o el confinamiento pueden dejarlos la cuenta en números rojos, toma nota de cómo hacerlo sin pasar frío en casa.

Pasos para ahorrar en calefacción sin pasar frío en casa

Hazte con las herramientas necesarias. Para estar por cansa no es necesarios que vayamos en pantalón corto todo el año. Es importante disponer de una buena ropa de casa que permita abrigarse bien. La bata y las zapatillas son puntos clave de esta nueva era del confort casero. No debemos olvidar invertir en ellas para conseguir un resultado adecuado. Unos calcetines gruesos pueden ser de gran ayuda en estos primeros días de otoño.

No solo la hora de vestir es importante prepararse para el frío también debemos equipar nuestra casa.  Buscaremos unas mantas de calidad, si pueden ser eléctricas siempre representarán un plus que nos permitirán mantener nuestro cuerpo en perfectas condiciones sin tanto esfuerzo. Ponerse a ver la televisión con una buena manta evitará que se encienda la calefacción antes de lo que sería recomendable. Si tenemos gasoil, podemos hacerlo antes, dependiendo de la casa tardará bastante en calentarse.

A partir de estos dos elementos es importante acondicionar la casa. Algo tan sencillo como los cristales nos pueden ayudar a mantener el calor en nuestra casa. Las ventanas o la puerta deben estar preparados para que nada se escape. Si queremos ahorrar en calefacción una de las formas más sencillas es poniendo a prueba estos elementos. Consultar con un especialista que pueda ayudar a que nuestra casa se mantenga más calentita.

Usa colores oscuros. De igual forma en verano el blanco debe destacar, intenta encontrar en una gama de oscuros en el sofá o en las habitaciones principales una forma de que dure más el calor. Ventanas arriba durante todo el día para que entré el sol, la temperatura puede cambiar bastante si conseguimos que a la casa le lleguen los rayos del astro rey durante más tiempo.  Las alfombras son buenas aliadas en esta época del año y el coste es relativamente bajo.

Antes de encender la calefacción asegúrate que haga frío de verdad. No es posible que porque llueva o haga un poco de viento pensemos que el mundo se acaba. La tendencia a encender en esos días más oscuros la calefacción puede cambiar, espera a que pase el mal tiempo o simplemente abrigarse un poco más en casa. El frío tiene un factor psicológico que podemos mitigar con unas bebidas calientes que nos servirán también para ganar temperatura y no sentir que estamos sufriendo las consecuencias de un invierno en la montaña.

Con una buena combinación de estos elementos y un poco de ingenio, conseguiremos acabar con los primeros fríos. Zapatillas, manta y un té caliente pueden hacer milagros durante estos primeros días.

Source