• El frigorífico es el electrodoméstico que más energía consume

  • Las cargas fantasma representan aquellos aparatos que, una vez apagados, siguen enchufados a la corriente

  • Con las bombillas de bajo consumo se pueden llegar a ahorrar 200 euros al año

El día a día hace que, a menudo, pasemos por alto pequeñas acciones que pueden suponer un ahorro importante a final de mes. Tener en cuenta algunos aspectos sobre la energía que se consume en el hogar contribuye a modificar malos hábitos. 

Ser conscientes del precio que conlleva el uso de cada electrodoméstico es clave para no despilfarrar dinero. Esta semana se celebra el Día Mundial del Ahorro y con motivo de esta efeméride, en NIUS proponemos diez maneras sencillas para ahorrar en casa. Sólo hay que tener claro cómo podemos reducir gastos: 

1. Revisa la potencia eléctrica contratada

En función del consumo que se haga en el hogar y de los electrodomésticos que se utilicen, se puede reducir la potencia si ésta resulta excesiva. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, cada kilovatio (kW) de potencia cuesta 45,23 euros al año. Evitar contratar kW de más puede suponer un ahorro en la factura de la electricidad. 

2. Usa electrodomésticos de bajo consumo

La etiqueta energética de los aparatos va de las letras ‘A’ a la ‘G’. La letra ‘A’ es la que indica máxima eficiencia, es decir, la que consume menos energía. Hay que tener en cuenta que los electrodomésticos de bajo consumo suelen ser un poco más caros, pero permite ahorrar a medio plazo.  

3. Sustituye las bombillas por unas de bajo consumo

Las bombillas led tienen una vida útil mucho más larga y son más eficientes. Puedes llegar a ahorrar 200 euros al año.

4. Evita tener la nevera abierta durante varios minutos

Es el electrodoméstico que más consume. Al volverla a cerrar, necesita mucha energía para recuperar la temperatura. Por eso, es recomendable cerrarla de inmediato. 

5. Ahorra en el lavado

Siempre que se pueda, lava en frío o a baja temperatura. Gran parte de la electricidad de la lavadora se consume al calentar el agua. La secadora es, después del frigorífico, uno de los aparatos que más gasta, intenta tender la ropa cuando sea posible. 

6. En la medida de lo posible, utiliza el círculo pequeño de la vitrocerámica.

Gasta menos energía que los círculos grandes. Además, siempre que puedas, usa un cazo pequeño, ya que se calentará antes y requerirá menos consumo. 

7. Evita las cargas fantasma

Se trata de aquellos aparatos electrónicos que siguen conectados a la corriente, pese a estar apagados. Es el caso de televisores, reproductores de vídeo o equipos de sonido. Una solución es utilizar alargadores con interruptor. De este modo, por la noche, podrás desconectar varios electrodomésticos a la vez.

8. En invierno, aísla bien la casa para evitar fugas de temperatura

Ahorrarás en el uso de estufas y de calefacción. Puedes usar burletes o bajopuertas para aislar puertas y ventanas. Dependiendo de cada caso, existen protecciones de espuma, de atornillar o en forma de adhesivos. Poner cortinas gruesas y colocar alfombras también ayuda a retener el calor. 

9. Apaga la luz cuando salgas de la habitación

Aunque parezca una obviedad, los pequeños despistes pueden suponer una gran diferencia en el recibo de la luz. 

10. Revisa tus facturas de teléfono e Internet

Elige el plan más económico y sopesa si realmente necesitas el servicio contratado.

Source