El 59,8% de las personas que ejercen la jefatura de los hogares en Colombia considera que la situación económica de sus núcleos familiares en julio del 2020 había empeorado con respecto a hace un año; de hecho, el 13,3% sostiene que las cosas para ellas están mucho peor, y apenas un 23,7% siente que las condiciones no han cambiado con respecto al mismo periodo del año pasado.

Este es uno de los indicadores arrojados por la Encuesta Pulso Social aplicada por el Dane a 9.866 personas (jefes o jefas de hogar), en 23 ciudades entre el 13 de julio y el 9 de agosto de este año, y que muestra con claridad el fuerte impacto que tuvieron en la economía familiar la pandemia.

(Le puede interesar: ‘Crean grupo de alto nivel para la reactivación empresarial’)

De acuerdo con el Dane, el propósito de esta medición es producir información relacionada con la confianza del consumidor; en esta etapa en particular este ejercicio, que constó de 59 preguntas, buscaba medir las perspectivas subjetivas en torno al impacto de la pandemia con respecto a las dinámicas sociales del país.

A los encuestados se les preguntó también sobre sus percepciones sobre la situación de la economía nacional y sobre cómo vislumbran el panorama de sus hogares y del país para el próximo año.

El 63,3% sentía, al momento de la encuesta, que las condiciones económicas de Colombia con respecto a julio del año pasado eran peores, el 28,4% pensaba que eran mucho peores y solo el 6,2% consideró que estaban igual.

Así mismo, el 36,3% de las personas que hacen parte de la jefatura de los hogares dijo que la situación económica del país dentro de 12 meses será peor que la registrada en julio del 2020, el 25,7% opinó que será mejor, y para el 22,3% será igual.

En cuanto a cómo vislumbran la situación del hogar durante los próximos 12 meses comparada con la de julio de este año, el 34,9% de los encuestados opinan que será igual; el 30,1% es más optimista y considera que será mejor, y para el 26,7% será peor.

La encuesta también mostró que el 64,1% de las personas no tenía, al momento de la encuesta, posibilidad de ahorrar una parte de sus ingresos, en contraste con el 8,2% que dijo sí tenerla; el 27,6%, por otro lado, afirmó que no tener ingresos.

(Además: ‘El coronavirus puso de rodillas al mundo del trabajo’). 

Estos son otros resultados de la encuesta

Sobre precios y empleo

El 43,1% de las personas afirmó que los precios en general en el país aumentarán mucho en los siguientes 12 meses, el 23,6% sostuvo que aumentarán poco, y para el 15,2% aumentarán igual.

El 44,2% de estas personas piensa que el empleo en el país disminuirá mucho en los próximos 12 meses, el 25,3% sostuvo que disminuirá poco, y el 15,8% dijo que aumentará poco.

Bienestar subjetivo

El 60,5% de los entrevistados afirmó que en julio del 2020 su estado de salud era bueno, para el 20,7% era regular, para el 15,3% era muy bueno, el 2,8% sostuvo que era malo, y el 0,6% afirmó que era muy malo.

El 72,6% de las personas confirmó que estaría interesado en aplicarse la vacuna contra el coronavirus. Por sexo, este porcentaje se incrementa al 76,2% en los hombres, y se reduce al 70,5% en las mujeres.

Redes de cuidado

En comparación con la rutina diaria que llevaba a cabo antes de la cuarentena, el 40,6% sintió, durante los siete días previos a la encuesta, que no estaba más sobrecargado con las tareas laborales, el 20,9% afirmó que sí lo estaba y el 38,5% sostuvo que no realizaba tareas laborales o que no tenía empleo.

De igual manera, el 59,9% dijo que en los siete días anteriores a la encuesta no tenía una sobrecarga en los oficios del hogar, frente a la rutina diaria que tenía antes de la cuarentena o aislamiento preventivo; el 32,6% sostuvo que sí tenía dicha sobrecarga, y el 7,5% no realizaba tareas del hogar.

Al indagar sobre las actividades hechas durante los siete días anteriores a la encuesta para sentirse mejor, el 70,2% de las personas habló con la familia o los amigos, el 37,5% se enfocó en una actividad que tenía que hacer, y el 33,5% hizo actividad física.

El 40,4% de las personas sintió preocupación o nerviosismo en los siete días previos a la encuesta; el 22,5% sintió tristeza; el 19,0% presentó dificultades para dormir; el 18,7%, cansancio; el 16,4%, dolores de cabeza o estomacales, y el 13,6%, soledad.

A causa de la cuarentena, el 42% de los jefes y jefas de hogar encuestados tuvieron que dejar de asistir a consultas médicas, el 20,3% a citas odontológicas, el 15,2% a tratamientos médicos, y el 14,3% a reclamar medicamentos.

(También: ‘Lanzan campaña para otorgar tabletas a niños de escasos recursos’)

Bienestar de la niñez, adolescencia y familia

El 87,9% de los entrevistados sostuvo que los niños y niñas de su hogar continuaron las actividades educativas o de aprendizaje desde que cerraron las escuelas y colegios; el 5,2% afirmó que no las continuaron, y el 6,8% dijo que los niños y niñas del hogar no asistían a centros educativos ni llevaban a cabo actividades educativas o de aprendizaje.

El 31% de estos últimos casos, según los encuestados, respondió que no podía pagar la pensión por la reducción de ingresos económicos debido a la emergencia por el COVID-19; el 22,3% dijo que la institución educativa estaba cerrada por la pandemia y no había clases virtuales; y el 21,5% argumentó que la institución educativa sí ofrecía clases virtuales pero el hogar no contaba con dispositivos como computador, tablet o celular.ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Source