Desde pequeña mi casa ha estado llena de cosas, juguetes, libros… Era una casa de 80m2 donde vivíamos mi abuela, mi padre, mi madre, mi hermana, mi hermano y yo.

A medida que crecía me di cuenta de la cantidad de objetos que había no solo en mi casa, sino también en el sótano, la casa del pueblo de mi madre, la de mi padre, la de mi abuela. 

Mi padre me decía que en el futuro le gustaría que las disfrutásemos juntos. Esto alimentaba mis sueños más profundos. 

Hasta que un día me di cuenta que todos esas objetos realmente escondían anhelos, historias del pasado que no nos permitían avanzar para construir un presente con menos cosas y más sentido.

Aquí comenzó mi camino para crear un Hogar Circular, donde aquello que damos valor: la personas, salud, economía, el amor, el medio ambiente, sean prioritarias.

¿Acaso las cosas no se crearon para usarlas y las personas para amarlas?

Me gusta pensar que la vida es un todo relacionado y esta visión me acompaña para potenciar lo mejor de cada persona y cada hogar.

Source